sábado, 11 de enero de 2014

Nuevas posibilidades #EscenariosTec

Inicia el ciclo escolar de primavera (aunque buena parte de él es invierno en la parte norte de la tierra), y con él, más allá de los buenos deseos o propósitos que algunos se planteen, se abre una ventana de oportunidad, existe una invitación a la mejora de nuestros procesos de enseñanza - aprendizaje, intentando que -ahora sí- podamos conseguir una educación dialógica, no solo monóloga y con ello también, monótona.

Una de las cosas que asesina la posibibilidad de adoptar la tecnología educativa como parte cotidiana de nuestros procesos, es que, a  33 años del surgimiento de la computadora personal, existen colegas docentes que se resisten a dejar entrar la tecnología  a las aulas.

Es reiterativo decir que no estamos haciendo lo debido, por la simple y sencilla razón de que no estamos preparados mentalmente, ni tampoco nuestros planteles con la infraestructura debida.

Para mejorar realmente los resultados en la educación hay que intentar cosas nuevas. Si los smartphones y las tablet están en nuestras aulas, requerimos entonces que el Wi Fi también lo esté, y requerimos a la vez, que nuestros docentes estén IN en lo tecnológico, preparados para las eventualidades que suceden con los estudiantes, y con la capacidad de guiarlos al uso de las herramientas, construyendo una nueva pedagogía.

Y en el caso de los planteles con pocas posibilidades económicas, ¿no existirá algún mecanismo o fondo que nos ayude a dotarlos de tecnología? A veces falta gestión de los directivos para encontrar ésas iniciativas que andan buscando beneficiarios.

Si queremos verdaderamente democratizar nuestros procesos educativos, no nos queda espacio para omitir la tecnología, es un requisito sine qua non para el progreso y la efectividad de nuestra educación.

La oportunidad está latente, ¿será que ahora si la tomaremos en nuestras manos?

No hay comentarios:

Insomnes desvaríos