jueves, 29 de octubre de 2015

TecnoPedagogía #EscenariosTec

Cuando como sociedad industrial hicimos pedagogía, diseñamos métodos para que los niños y niñas adquirieran ciertas herramientas básicas: leer, escribir y hacer cuentas.  Por años, los métodos memorísticos centrados en el docente, han sido -y digo han sido porque siguen siendo- métodos con los cuales decenas o cientos de generaciones aprendimos.

De ahí que aunque existan docentes y escuelas que intenten nuevos modelos educativos centrados en el estudiante, muchos papás y mamás obligamos a los hijos a aprenderse las cosas como lo hicimos y tachamos de flojos a los maestros que no encargan tarea, o ponen deberes que consideramos irrelevantes.

En este tenor, existen discusiones sobre el uso que se les debe dar a las TIC en la educación, discusión que hoy día debería estar zanjada.  Si vivimos en una sociedad de la información y el conocimiento, y el modo más adecuado de manejar ésta en grandes volúmenes es a través de las TIC, sobra estar discutiendo si deben usarse o no, en todo caso, debiera discutirse cuáles, bajo que modalidad y diseño pedagógico,  y discutir sobre la democratización del acceso a la red (transparencia de la información y conectividad).  Ello nos llevaría a construir sobre bases más firmes una nueva educación, una nueva pedagogía.

Pero aquí ya no hablaríamos de la educación asistida por tecnología, sino de una educación en la cual la tecnología es una condición sine qua non, algo inherente a ella, tal y como lo debiera ser, la formación competencial.

No podemos seguir insistiendo en que los docentes son alérgicos a la tecnología y que son neófitos en temas de computadoras e internet, los docentes debemos tomar carta de naturalización en la república digital, dejando de ser migrantes y volvernos residentes permanentes de ella, si se me permite la analogía.

Es simplemente una reconversión. Los docentes antiguos tenían cursos de desarrollo de materiales didácticos dentro de su formación.  Así que ahora en vez de cartulinas tenemos videos y presentaciones, en vez de solo buscar en tarjeteros en bibliotecas, podemos acceder a bancos de datos, debemos cambiar como ha cambiado la industria y los servicios, adecuándonos a los tiempos que se viven.  Si no he visto en los últimos 20 años, que me paguen un cheque en el banco revisando el tarjetero físico donde tenían el catálogo de clientes, ¿por qué habría de educar como se hacía hace 20 años?

Solo así, podemos empezar a discutir sobre una nueva pedagogía, una tecnopedagogía, que aproveche las ventajas del mundo digital, se centre en las necesidades de aprendizaje de los estudiantes y en el desarrollo de competencias a futuro, desarrollando habilidades de creatividad e investigación.

¿Tomaremos las riendas o nos dejaremos llevar?

miércoles, 28 de octubre de 2015

Escenarios educativos con tecnología

Hoy día, he tenido la oportunidad de reencontrarme con los estimados amigos del CITEP de la Universidad de Buenos Aires, quienes generosamente organizan el evento académico denominado: Escenarios Educativos con Tecnología, mismo que sirve como comunidad de práctica, mesa de discusión, lugar de encuentro, creación, diseminación y crecimiento, encontrando para la práctica educativa, un lugar entre lo real y lo posible.

Este encuentro académico en particular, es sumamente interesante, dado que aunque está guiado, quienes participamos en él tenemos distintas posibilidades de abordarlo, con modalidades desde la simple participación como visitante, interactuando, o más allá: interactuando y creando.  En cualquiera de ellas se puede recibir un aprendizaje.  La simple lectura de las reflexiones que comparten los colegas que participan, con un background académico y un desempeño laboral diverso, es en sí, enriquecedora.

Si a ello le aunamos los proyectos, el e-portafolio, los videos y los artículos de investigación sobre los que se reflexiona, estamos ante una oportunidad educativa muy generosa, abierta al público, sin egoísmos.

Aprender entre pares, construir nuestro conocimiento, superar las distancias, son posibilidades que nos brinda la tecnología educativa, y este encuentro en particular.

Recordemos que usar tecnología educativa no es solamente instalar una pantalla lcd en el aula, o una pizarra interactiva, no es dar tablet o laptop a los estudiantes.  Tampoco lo es, elaborar una bonita presentación en PowerPoint o presentar un video con Movie Maker. Competir, convivir y coexistir en el aula con las TIC es nuestro reto, construir aprendizajes con  los recursos disponibles, es nuestra misión.

Saludo a los colegas participantes y al CITEP por esta gran iniciativa.

Aquí seguimos.

Insomnes desvaríos