lunes, 23 de noviembre de 2015

Escenarios con Tecnología: ¿y después del final? #EscenariosTec

Se dice que todo comienzo tiene un final, que las obras literarias tienen introducción, clímax y desenlace y que en la vida como en el fútbol, todo acaba cuando se da el silbatazo final.  Hoy reflexiono en estas frases y caigo en cuenta que estamos a punto de culminar esta experiencia de vida, este curso, esta amalgama de ideas que ha dado en llamarse "Escenarios con Tecnología", organizado a instancias de quienes dirigen y colaboran en el  CITEP de la Universidad de Buenos Aires, quienes generosamente lo abren a toda la comunidad educativa del orbe interesada en el tema.

A lo largo de cuatro semanas hemos aprendido, derruido, construido,  reconstruido y reconfigurado (depende el estadio vital-ideológico-educativo de cada uno de nosotros y el grado de aceptación de nuevas formas de hacer educación), nuestras ideas sobre el acto pedagógico.

Hemos tenido comienzo y casi llegamos al final, hemos tenido grandes momentos introductorios, aunque falta el clímax, constituido por la canción que hemos preparado y estamos ahora sí que futbolísticamente hablando, sobre el minuto 90 del partido.  Casi al final.

No sé que venga después de éste, solo espero que las personas aquí conocidas, las experiencias aquí compartidas y el bagaje que hemos adquirido, crezca, prevalezca y no desaparezca con el último tuit o el último post en la página de "Escenarios".

Quizá podamos ser una Academia, un Colegio, una Asociación o una Fraternidad de quienes hemos participado y sido parte de éste MOOC. Habrá otras ideas, habrá otras voces, ojalá ésto -insisto- no perezca. Es algo vivo, ¡Vale la pena!

Gracias a tod@s l@s coleg@s del CITEP y a l@s participantes en este Mooc.  Ha sido una experiencia grandiosa.


miércoles, 18 de noviembre de 2015

Escenarios de innovación disruptiva #EscenariosTec

Mientras más avanza este MOOC (que aunque tiene una fecha límite se pone en pausa, no termina), vienen a mi mente una nube de ideas y conceptos, que voy enlazando con los que aquí hemos compartido.

En el ámbito educativo, como en otros órdenes de la vida,  tendemos a volver ley científica alguna buena práctica que en un momento y lugar específico nos resultan, y muchas veces quienes los difunden, lo hacen desde la postura de que es la verdad, no una verdad.  Aquí, sin embargo, en este espíritu del compartir, me siento como que participamos en una lluvia de ideas a nivel global, y que cada cual puede tomar y adaptar lo que mejor le parezca y convenga, según sus propósitos educativos, esta apertura, es, indudablemente, de lo más valioso y rescatable de este MOOC.

Lo otro, que va ligado, se refiere precisamente a éstas ideas.  Nuestros sistemas educativos como tales, tradicionalmente nos prescribían un currículo y modalidad de enseñanza, y era nuestro deber aplicar, aquello que verticalmente se nos ordenaba.

Con el paso de los tiempo, hemos entrado a una etapa en que el sistema educativo, que como tal vive las reglas de la teoría de sistemas, como sería la de homoestasis, se ve invadido de estas pequeñas aportaciones que cada uno hemos ido descubriendo en la red, por ser docentes que quizá nos damos un pequeño o amplio margen de maniobra, ahora sí que puro gusto y curiosidad.  Surgen así pequeñas disrupciones que el sistema educativo generalmente asimila, un poco tarde a veces.

Creo que nuestro quehacer educativo se enriquecerá siempre y cuando trabajemos las dos vías:  las pequeñas innovaciones disruptivas, sí,  pero sobre todo el compartir las experiencias, creo, como dije antes, que este MOOC se pone en pausa, pero de nosotros sus participantes y del CITEP, depende el mantenerlo vivo.

Cordiales saludos

martes, 17 de noviembre de 2015

Escenarios con Tecnología: Su huella narrativa #EscenariosTec

Haber tenido nuevamente la oportunidad de participar en el gran evento - MOOC - taller y congregación llamado "Escenarios con Tecnología" del CITEP-UBA, ha sido una experiencia sumamente gratificante.  Los materiales compartidos, las herramientas, los vídeos, las opiniones y el #Flashmobtec me han significado aportaciones de mucho valor, haciéndome reflexionar en mi actuar pedagógico, lo que hago bien, lo que hago mal y aquello que puedo incluir en mis intervenciones educativas, para mejorar los aprendizajes.

Mi motivación principal para tomar este curso, he de confesar, fue la de volver a coincidir con Carina Lion, Silvia Andreoli, Elsie Aubert, Laura Franco, Cecilia Palladiano y se me van a escapar algun@s colegas, que hacen de este evento, algo a lo que se quiere regresar, una casa, un hogar del conocimiento.

Pienso que para futuras ediciones, se nos podría pedir con alguna antelación y sobre un eje temático, discutir alguna temática, misma que se enviaría en video, y ya ustedes podrían entrelazar las respuestas y obtener opiniones y experiencias de todos nosotros.

Creo también que debemos incluir también temas de filosofía, epistemología y teorías de la tecnopedagogía, es un campo que está construyéndose y considero que éstas iniciativas de innovación disruptiva, darán una sacudida al sistema educativo que tradicionalmente conocemos y nos ayudarán a construir una nueva manera de educar, con las tecnologías como algo sustantivo, no adjetivo o agregado, como ha venido siendo.

Faltan varios días, pero no está demás decirlo: GRACIAS por hacer de Escenarios Tec, un evento que se espera con anhelo de compartir, de convivir y de un mutuo aprender. Gracias al CITEP y a tod@s quienes están participando en este gran evento.

viernes, 13 de noviembre de 2015

Los MOOC #EscenariosTec

Por su reciente constitución y por su valiosa aportación al intercambio de conocimientos y metodologías de actualidad, los Cursos Masivos y Abiertos en Línea (MOOC), han venido si no a transformar, al menos si a "levantar polvo" entre quienes han o hemos sabido aprovecharlos.

Sin meterme en explicarlos o sus diversas tipologías, que para ésto Cabero, Llorente y Vázquez  (2014) lo exponen magistralmente, puedo decir, que desde su llegada, han permitido a muchos de nosotros, que por trabajo o economía no tenemos la posibilidad de tomar o pagar un curso en el extranjero, la oportunidad de estudiar con docentes de vanguardia, materiales mayormente adecuados y sobre todo, interactuando en la red, con una amplia variedad de colegas, en cuanto a su formación y experiencia.

Existen diversos proveedores de éstos, algunos organizados, otros libres que se han ido ofertando, aprovechando la coyuntura.  Entre los más conocidos, se encuentran: Coursera, EdX y MiríadaX. Todos ofertan cursos, respaldados por universidades que son consideradas líderes en sus distintos ámbitos.

Caben varios cuestionamientos: ¿Qué le queda a una universidad al ofrecer un MOOC? ¿Cuáles son los beneficios para sus docentes y alumnos? ¿Es rentable ofrecer estos programas en términos de economía de mercado?  Interesantes preguntas que dan para mucho reflexionar y debatir sobre el tema.

Por mi experiencia personal de algunos de éstos, al haber tomado cursos en al menos dos de los proveedores mencionados anteriormente, puedo decir que son  una expresión tangible de la función de extensión de la universidad, al llevar sus contenidos a la comunidad en general (masivos y abiertos), sin gran costo, o un donativo mínimo de certificación.   Permiten actualizarse o conocer de un tema, con un poco más de disciplina y organización, que si uno leyera una materia por su cuenta, no todos tenemos autonomía en la gestión de nuestro propio conocimiento.

Considero que le pueden servir a la universidad para cumplir su misión social, sí, pero también para experimentar técnicas pedagógicas, así como para lograr información sobre el perfil y el modo de educarse de quienes en ellos participan, quizá esta modalidad, permita conocer algunos hábitos y preferencias de quienes los cursan, proporcionando a las instituciones información sobre cursos que serían de interés, competencias que falte desarrollar, y entonces, ofrecer educación continuada, ésa si con costo, con base al interés de los participantes en sus cursos, un estudio de mercado pues.  Sería como sembrar a futuro.

Podría ser discutible esta manera de obtener información, pero seamos claros, ante la reducción del financiamiento a la educación en nuestros países y ante el cambio demográfico, las instituciones buscan maneras de allegarse recursos.

A últimas fechas, los MOOC se ofertan en paquetes, de manera que las personas busquen una certificación sobre un área temática, con un costo  si bien no muy oneroso como el de participar directamente en una educación continuada, si alto, para quienes no tienen esa posibilidad.  Alguien podrá decir que pagar 200 dólares por un diploma de MIT o la Universidad de California vale la pena, dependería de si se tienen, si consiguen apoyo de su institución o de los propios proveedores, y de la rentabilidad que les proporcione, al ser más productivos, tener mayores competencias, y si fuera el caso, al ganar más dinero.

Creo que los MOOC aún tienen mucho por dar, siempre y cuando no pierdan su vocación, su esencia.  El acto educante es un acto de generosidad, de darse a los demás, los MOOC hasta al momento han sido generosos, ¿lo seguirán siendo?




Referencia bibliográfica

Cabero, Llorente y Vázquez (2014). Las tipologías de MOOC: Su diseño e implicaciones educativas en Revista Profesorado Vol 18 Nº 1. disponible en el sitio:  http://www.ugr.es/~recfpro/rev181ART1.pdf


martes, 10 de noviembre de 2015

Recursos Educativos Abiertos #EscenariosTec

Pensar y construir la tecnopedagogía, no debe ser limitada por cuestiones socioeconómicas.   Los Estados y los diferentes actores del ámbito educativo, debemos encontrar mecanismos que hagan sustentable la operación de las escuelas, invirtiendo los recursos económicos, en aquello que nos permita tanto solventar las operaciones, como ir creciendo.

Estar a la vanguardia en tecnología, puede ser sumamente caro, si a ello le añadimos que en nuestros países el costo por ancho de banda lo es también -pese a algunas generosas iniciativas-, o que incluso existen comunidades sin conectividad o con una de muy baja calidad, no podemos esperar resultados de primera, con elementos físicos de tercera.

Claro está que muchas veces, la creatividad de los docentes, el apoyo de los padres y directivos, y sobre todo, el hambre de triunfo de algunos alumnos, se logran casos de éxito, que son precisamente noticia, por haber superado con inventiva y corazón, las carencias que se pudiesen tener.

En esto, nos encontramos ante la realidad  de una educación clasista.  Quienes tienen y pueden financiar la educación con tecnología de vanguardia lo harán, ¿y los que no?  ¿Dónde queda entonces el discurso de la democratización de la enseñanza?

He aquí el lugar de los recursos educativos abiertos (REA), iniciativa que hace uso de materiales, específicamente software de libre acceso, con el cual se pueden crear contenidos, que ayuden a mejorar el proceso de enseñanza - aprendizaje.

Por tomar un ejemplo ¿Para qué gastar en licencias de alguno de los software ofimáticos si tenemos acceso al Google Drive, Libre Office u Open Office?  ¿Por qué hacerlo si incluso Microsoft tiene versión On Line de su software estrella?

Existe software de comunicación, de edición de videos, de videoconferencia, de animación, de edición gráfica y un elevado número de aplicaciones de software libre, que nos pueden dar la oportunidad de crear nosotros, y aún más,  de invitar a los alumnos a crear sus propuestas y portafolios de evidencias, sin invertir más recursos que su equipo de cómputo base y su acceso a la red.

Por ello la importancia de democratizar el acceso, de abaratarlo.  Teniendo elementos básicos, los docentes y los estudiantes pueden crear una tecnopedagogía que se convierta en un hábito generalizado, no aisladas proezas o garbanzos de a libra.


sábado, 7 de noviembre de 2015

La mejor pregunta #Flashmobtec #EscenariosTec

Son tantos los años de un servidor en la docencia y tantas las buenas preguntas que surgen directamente vinculadas al tema, o quizá inclusive de un modo tangencial, que me ví en la dificultad de escoger una.
Hace casi 2 años, en el #EscenariosTec de 2013, publiqué una respuesta a ésta misma pregunta, aquella vez la elegida fue la quizá general: "¿para qué nos va a servir ésto?". Porque es la que quizá más tiempo me ha acompañado, y también con la que más justificaciones tenemos que brindar, sobre todo, cuando muchos perciben que la educación que reciben la podrían haber adquirido en otro lado, o que ven ejemplos de personas bajo una óptica de éxito y gratificación inmediata que nuestros jóvenes pupilos quisieran.
¿Cuál ha sido la mejor pregunta que alguna vez me hizo una estudiante?
Ésta pregunta me la hizo una estudiante de posgrado en la Universidad EDEC, en Monterrey: ¿maestro, cómo hace para enseñar? o ¿cuál es su método de enseñanza?
Y la pregunta se me quedó grabada, porque el grupo lo conformaban maestros.  Creo que hay dos grandes responsabilidades no plenamente atendidas: la formación de padres y la formación de maestros.  Existen países en los cuales todo nivel de enseñanza tiene sistemas de ingreso, permanencia y promoción claramente establecidos y compensados, en otros, no.  
Muchos llegamos a la docencia, sobre todo a la universitaria, por gusto, por vocación o por necesidad, y eso no es malo en sí, lo problemático es que no todos llegan con el bagaje comunicativo mínimo para exponer ideas, mucho menos, para organizar dinámicas grupales o utilizar técnicas que favorezcan la circulación de ideas y construcción de aprendizajes.
Recuero haberle contestado: , selecciono los conceptos relevantes o ejes sobre los cuales trabajar los contenidos, diseño estrategias con las cuales compartir los conocimientos y busco estrategias diversas de evaluación.  Con el tiempo, he ido modificando, pero en esencia, trabajo igual, quizá ahora encuentro las competencias, diseño experiencias para construir conocimientos y sigo utilizando estrategias diversas de evaluación, pero en esencia, he guiado mi trabajo pedagógico de esa manera.
Esa pregunta me marcó, porque en todos los años, nadie me lo ha vuelto a preguntar, y en ese momento que le respondí,  me salió natural, sin necesidad de pensarlo mucho, no tanto como lo he pensado desde entonces.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Redes de aprendizaje, ¿quién gestiona la red? #EscenariosTec

Se ha mencionado algunas veces, que el modo de educación corresponde al modo de producción, así las cosas, la facción dominante decide el qué y cómo se enseña.

Se tiende a creer que sólo en sociedades tiránicas o antidemocráticas, intentarán imbuir su pensamiento, a fin de modelar las personas que desean para su sociedad futura, para hacer prevalecer su modelo socioeconómico, su ideología, pero ¿no sucede lo mismo en naciones pretendidamente democráticas?

Peor aún, ¿será que en éstas últimas tenemos garantizado el acceso democrático a la red y al software? Son temas para reflexionar, pero no son el objeto de esta colaboración, solo su introducción.

Lo mencionado líneas atrás me viene a la mente por una situación muy concreta: En los sistemas educativos nacionales, se decide un currículum general y se deja, en mayor o menor grado, que los estados o provincias decidan algunos contenidos adicionales o complementarios.

En el tema de las redes de aprendizaje, sobre todo por su alcance mundial, ¿quién va a decidir lo qué se enseña, se aprende, se colabora y se comparte? ¿quién tendrá a su alcance la gestión de la red de aprendizaje? No es tema menor, porque si las comunidades más pobres estarán sujetas a lo que se les quiera compartir, el esfuerzo sería vano.

A mi modo de ver, la red de aprendizaje debe tener nodos interconectados sí, pero con cierto grado de autonomía, para que realmente se pueda construir conocimiento en cada nodo del sistema y subirse a la red para ser distribuido, sin menoscabo de la cultura, política o posición económica.

Se debe construir la tecnopedagogía no solo en la utilización de fierros (hardware), sino también en la construcción de la persona humana que queremos para el mañana.