jueves, 5 de diciembre de 2013

#escenariostec Educar para la tecnología

Hasta hace algunos años, la tendencia educativa era trabajar espacios de aprendizaje, que tuvieran contexto próximo para los educandos, de los cuales tuvieran un marco de referencia, mismos que, desarrollando ciertas habilidades, les concederían un aprendizaje significativo.

El mundo evoluciona y como teoría pedagógica, nos hemos centrado en el desarrollo de competencias, que no está peleada con la moda pedagógica antecedente, ni mucho menos con otras más antiguas, pero evidentemente, no es la panacea que venga a solucionar los problemas educativos.  La aplicación rudimentaria de portafolios de evidencias no implica educar por competencias, pero bueno, ése es otro tema.

En el ínter, se ha estado combinando y aprovechando el uso de tecnologías como apoyo a la docencia y el aprendizaje, le pregunta que cabe hacerse, ¿estamos preparados para educar con tecnología? Probablemente sí.  Pero, ¿lo estamos para educar para la tecnología? Tengo mis serias dudas, paso a compartir mi reflexión.

En un mundo digital, donde día con día los media y las aplicaciones tecnológicas se amplían junto con sus posibilidades educativas, cierto es que se tiene poco control y aprovechamiento de su uso en el aula.

En las aulas pululan los Smartphones y las tablet, utilizándose dentro del espacio educativo para fines lúdicos, individualmente o a través de un social networking, alejándolos del proceso bidireccional de  Enseñanza - Aprendizaje. Es aquí donde se precisa el trabajo del docente, quien se ve rebasado muchas que si no todas las veces, por la andanada de equipos, configuraciones, datos y aplicaciones que los jóvenes conocen, y que podría parecer, los distraen de lo que consideramos importante: su educación.

Educar con tecnología no es simplemente conectar un proyector DLP o una pantalla LCD a mi computadora para transmitir una presentación con diapositivas. Eso es ser corto de miras y no atrae la atención del estudiante, cuando el puede ingresar a issuu, prezi o cualquier otro almacén de tareas y presentaciones, donde probablemente algún docente o compañero que expone, descargó dicha presentación.

Educar con tecnología implica aprovechar todas las ventajas de ésta, para reducir tiempos de procesamiento y búsqueda de la información, en aras de fomentar los tiempos de discusión, puesta en común e inclusive, de compartir dichas reflexiones con otros grupos en el espacio virtual.  Y más allá: educar con tecnología debe darnos tiempo y espacio, para aprender no solo conceptos, si no la manera de aplicarlos en el mundo real.

En contraparte, educar para la tecnología, es educar para un consumo responsable y la aplicación plena de todas las posibilidades que ésta nos brinda. Mientras el docente no establezca reglas claras y fomente valores como el respeto: a los compañeros, a la clase, a los propios docentes e incluso a los padres que financian los estudios, poco se puede hacer.

Educar para la tecnología es desarrollar una conciencia crítica, sentarnos a comprender en conjunto con alumnos, directivos, padres de familia y empleadores las posibilidades de la tecnología, y establecer un contrato social tecnológico para su uso, ése sería un buen primer paso.

Un saludo a los colegas de la Universidad de Buenos Aires, y a los participantes en este curso virtual. #escenariostec

 

No hay comentarios:

Gerencia educativa y liderazgo.